martes, 3 de mayo de 2016

Juego de roles

Por ella él dejó los cigarrillos,
por él, ella empezó a fumarlos.
Después me dicen que el amor no es un vicio,
él dejó ese pero tenía otros,
mentir y drogarse a la madrugada
y después volver cuando el fin de semana
llegara al final.
Ella también tenía otros,
quererlo y perdonarlo,
quererlo más y esperarlo volver,
ah, y llorar los fines de semana.
Decían que era rara
porque le gustaban los lunes,
le gustaban los lunes porque él volvía a quererla.
Hay personas que se conforman con poco,
mejor dicho con nada
y mejor dicho todavía: con basura,
a la que le ponen otro nombre para que no suene tan mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario