lunes, 4 de abril de 2016

Quereme como soy,
quereme así porque
no sé si vaya a cambiar
y me transforme en eso que esperás,
no tengo nada perfecto,
quizás solo el tamaño de un lunar,
hasta tengo cicatrices mal curadas y disparejas
y a veces la mente se me desordena,
así al azar,
pero todo lo que te doy
es tan real como el brillo del sol
y transparente como las gotas de lluvia
en tu ventana;
tan sincero como el "te quiero" de un anciano en su lecho, a su mujer a su lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario