domingo, 20 de marzo de 2016

Si alguna vez pasé por tu cabeza asegurate de anotar las veces, así voy a saber los momentos en los que te estuve comiendo vivo

Hace seis meses y diecisiete días mando correos a destinatarios desconocidos
como si fueras vos el que fuese a recibir esas cartas
porque no tengo más lugar en mi para guardar todo lo que no puedo decirte,
no sé si estará bien no olvidar y por lo contrario, acordarme de más cosas con el correr de los días, y si no es acordarme de más, es acordarme distinto de lo mismo:
recuerdos iguales de distintos colores, de distintos tamaños,
si me canso de pensar en las palabras que me decías todas las tardes en la puerta de mi casa después de las 6, las traduzco a idiomas que ni siquiera aprendí
y cada vez hay más, siento que la mitad de las cosas las invento con tu imagen y tu voz,
pero es que ya no tengo espacio en mi cabeza para poner todo
lo que imagino, lo que recuerdo y lo que te quiero decir pero no puedo,
no es que me de miedo, es que ya no estás, ya no alcanza con querer intentar porque vos ya decidiste intentarlo con alguien más, y qué bien te va;
te busqué y te llamé y te hablé y te mandé cartas que nunca habrán llegado,
hasta te mandé sueños para que sueñes alguna que otra vez
pero no consigo despegarme un solo recuerdo,
desde el día uno todo lo tengo,
y tus canciones: en mis oídos una lista de reproducción infinita,
y las que no me cantaste: un diccionario para estos poemas que no vas a leer,
y no es que te quiera hacer volver, me quiero a mi de vuelta,
hace rato estoy buscando un lugar para poner todo esto que en mi no cabe y es injusto que vos estés vacío y limpio por dentro, que solo quepa ella en tu cuerpo
y me hayas dejado a mi las telarañas y todo el peso en el pecho,
no me quejo porque aprendo y me hago fuerte, quizás, pero a veces todo esto muerto revive y yo no puedo luchar contra tanto;
a veces quisiera transformarme en lluvia o en viento,
ir a donde estés y saber cómo estás aunque sé que estás bien
pero en realidad solo quiero volver a sentirte la piel,
mojarte y secarte otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario