lunes, 29 de febrero de 2016

Como las madrugadas

Te veo
y te quiero,
sos tan vos,
sos tan rock,
jamás quisiera
que te vayas
por cuatro años o más
y no volvieras
porque sos
irreemplazable
irrepetible
inimitable
especial
tanto como esas
tormentas de invierno
que sin querer
traen paz,
que de la nada
te dan aire y respirás
y notás que no habías
estado respirando antes
y después
suspirás
y perdón por
divagar así,
me desvío
cuando me inundo
en vos un poco,
es que
me gustás porque
sos rock,
ese que me sacude la mente
y me desnuda a rasgueos de guitarra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario