jueves, 4 de febrero de 2016

Y no vas a venir

A veces
siento que me ahogo acá
y me quiero ir,
ayer me quiero ir,
hoy me quiero ir
y mañana también,
me quiero ir
porque estás en todos lados,
estás en la esquina de mi casa,
estás en el puente
ese blanco
que odio tanto,
estás en cada estación de tren
y en las florerías,
en la taza de mi café,
en mi ducha
-y en el agua que sale de ella-,
en la ropa que uso
y hasta en una puta góndola de supermercado.

Quiero quemar todo
hasta lo que no es tuyo,
hasta lo que no tiene tu olor,
quiero borrar los mensajes
que ya borré
y ver películas
de un género que no exista
donde no actúe nadie
y no haya guión
para que nada me recuerde
a vos
porque todo me tortura,
a la mañana
y a la noche también,
te juro que quiero agarrar
la bicicleta,
el auto,
el pasaje de micro
o solo mis piernas
e irme al sur,
al norte
o al medio del mar mediterráneo,
pero lo que más me molesta
de todo esto
no es que sé
que voy a seguir pensándote
aunque me vaya de acá,
sino que
lo que más me molesta
es que quiero que vengas conmigo.

2 comentarios: