viernes, 19 de febrero de 2016

Hola.

Café y agua,
me estaba volviendo loco
pero ella estaba siempre ahí entendiendo,
yo estaba poniendo la casa al revés,
estaba poniendo mi cabeza al revés,
estaba dando vuelta la mesa y rompiendo todo lo que estuviera en ella
y ella estaba ahí mirándome a mi
fingiendo no saber qué estaba pasando
pero sé que estaba pensando que tendría que haberse ido,
tendría que haberse ido antes
y estaba tan asustada
no sé si de mi, si de lo que me convertí,
no sé si del futuro, o del presente que teníamos,
más bien
que yo tenía, y ella estaba ahí, sin querer porque me quería.
Me estaba convirtiendo en nada, en un pedazo de carne con huesos
tomando café orinando agua
y a veces tomando alcohol sangrando dolor,
fumando más cigarrillos de los que podía pagar
y ella atrás, llorando en silencio para que no la pudiera escuchar,
siempre me sentí culpable por hacerla preocupar,
dejó su vida porque tuvo que vivir la mía.
Recuerdo pocas cosas, quizás esas con las que soñé
pero sus dulces ojos como cristalizados, con ese pequeño brillo cuando mirás una luz estando a punto de llorar pero tragás todo para seguir, es como una cicatriz que ella dejó en mi cabeza, esos tiempos en los que todo estaba mal,
y me sigue matando un poco todos los días porque ojalá ella no hubiera vivido toda esa mierda conmigo.
Y cada vez que le decía que se fuera, ella solo quería quedarse
y cada vez que le preguntaba "¿por qué?" ella solo me daba un beso en la frente y me susurraba al oído, "amor"
y yo solo quería abrazarla y llorar, que me importara un carajo ser hombre y ser fuerte.
Ni siquiera recuerdo todas las veces en las que me agarraba la mano y yo temblaba porque pensaba que me iba a decir "me voy" y todo se iba a terminar y todas mis heridas jamás se iban a curar porque ella no iba a estar,
incluso cuando quería que se fuera porque tenía miedo de mi,
tenía miedo de estar solo,
ella era la única cosa que era real para mi, la única que me mantenía cálido y a salvo, la única que ponía mis pies sobre la tierra, la que sujetaba lejos mío mi demencia y me hacía volver a la vida,
¡ella estaba sujetando mi mente! Ella estaba cambiando el clima, me hacía escuchar la lluvia
y traía a mis manos todo lo que me calmara
incluso si tuviese que viajar a un lugar inexistente
-como el maldito mundo que inventó mi mente-
y no sé cómo todo pasó y cómo estoy ahora escribiendo esto,
solo sé que un día todo se terminó y pude respirar y pude abrir los ojos y pude limpiar mi cabeza y ella estaba ahí, besándome la frente otra vez, sonriendo a pesar de todo esto.
Es como una pesadilla recordar, es como una pesadilla escucharla con un nudo en la garganta, todo el pasado contar,
pero
encontré una nota que ella escribió unos meses atrás, "todo va a estar bien, te amo"
y mierda, yo te amo más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario