jueves, 24 de diciembre de 2015

militante de la felicidad

tantas madrugadas
dejé la ventana abierta
solo por tener una ilusión
¡mirá si un día!
amanecía abrazada a tu cintura
y vos encadenado a mi pecho
¡mirá si me extrañabas!
y tenías la bendita osadía
de venir a buscarme
sin mencionar siquiera
media palabra del pasado,
solo tu cuerpo en mi colchón,
porque somos militantes del hoy;

yo no quiero hablar dos veces de lo mismo,
no revivo los dolores que ya dolieron,
no necesito un resarcimiento de lo que viví,
yo también elegí



No hay comentarios:

Publicar un comentario