miércoles, 23 de diciembre de 2015

Los sueños se hicieron realidad y las pesadillas son sueños también

Cuando acaba
eso que nos une por un rato
lo veo siendo él lejos mío
y veo pasar su vida
mientras va pasando la mía
pero no puedo voltear la cabeza,
no puedo cerrar los ojos
porque es imposible ignorar
que lo extraño
y que es extraño
verlo tan natural
y despegado de mi amor,
que venga y se vaya
y me confirme
en esas idas y venidas
que nada es para siempre
y que, de hecho,
todo dura menos que un "te quiero";
el amor es efímero
y lo pasajero ya es rutina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario