jueves, 3 de diciembre de 2015

Dicen que en esta vida nada está escrito pero yo escribo siempre

Y recuerdo tu voz
de vez en cuando,
de hecho
cuando menos pienso en vos
y se me pone la mente en blanco,
por unos segundos no existo acá
sino allá
en donde vos estás
y se me empaña la mirada
porque tus palabras
se grabaron
tan bien en mi
que las reproduzco
tal cual las dijiste
para mi,
cuando estábamos,
cuando éramos
y cuando pensaba
que seríamos
mientras éramos
sin saber que pararíamos;
qué ironía,
quién diría
que dolerías aún más
que el primer amor,
ese que dicen es avasallante,
¡calumnias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario