lunes, 2 de noviembre de 2015

Dos pies izquierdos

Quise bailar
a tu compás,
te quise acompañar
en la soledad
pero me caí
cuando te seguí
y me perdí
cuando me dejaste
sola con tu soledad
y vos te fuiste
solo siguiendo tu compás;
y mientras yo me oscurecía
en la oscuridad
de un día que no podía ser,
vos brillabas en otro camino
con alguien más
-donde tu luna
brillaba más que mi sol-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario