sábado, 3 de octubre de 2015

No fue el viento

Cualquiera sea la frase
la poesía se transforma
en un testamento de expiración,
el final es exacto siempre
y contra el destino no va nadie
ni yo, ni yo, ni yo.
¿Montaña o playa?
¿Norte o Sur?
de todas maneras
ya no tenemos que elegir destino,
el destino es el presente final,
parece libertad
pero es el aire que está enrejado
y pareciera una condena
respirar a cuentagotas.
Encrucijadas de desencuentros,
y hoy solo resta un alma vagando en el muelle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario