viernes, 23 de octubre de 2015

Karma, camaleón

Eras 
el ángel
de mis pesadillas
y el demonio 
de mis sueños
y al despertar
eras ambos 
camuflando
uno de tus lados,
hasta que un día
no te importó más
quebrarme al medio
y liberaste tu ser 
dejándome en el suelo
cual resto de basura
esperando que alguien
venga y me lleve
lejos tuyo
hoy,
mañana,
los días en los que
sos alguien más
y siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario