martes, 29 de septiembre de 2015

Otoño del 99

Cuando todo se caiga a pedazos
y no haya nada a tu lado
más que tristes finales
y rompecabezas sin solución
estaré sosteniendo tu pecho,
juntando tus lágrimas
por si ya no vuelve a llover
y regalándote palabras
que el silencio del fallecimiento
te sacó cuando pensaste
que nada podían sacarte ya,
pero siempre hay una gota más que exprimir,
siempre hay algo que te queda
de todo lo que se llevan.
Si te sentís vacío,
todavía podés sentir
y es ahí cuando tenés que gritar
¡porque vivo estás!
para contarlo y vivirlo y reproducirlo
en mejor calidad
de como lo hacen los que roban corazones
y destruyen almas
con las mejores herramientas innatas
que no compraron en un mercado
barato del hospital de una playa
en decaimiento total.

No hay comentarios:

Publicar un comentario