martes, 29 de septiembre de 2015

Nunca saco seis

La vida es un sustantivo,
lo que hacemos día a día
no es vida, es jugar,
jugamos a avanzar
retroceder, saltar y caer
es un juego de casilleros
en los que hay que saber
de todo un poco
y ser de todo un poco
-de lo que ellos quieren-
para seguir y no irnos para atrás
hasta volver a caer al vacío
del que vinimos,
porque no nacimos,
nos arrastramos cuesta arriba
en un abismo mortal
sin siquiera existir,
y de la nada nos encontramos
con un mundo perdido
que pinta un lindo paisaje
pero si corrés la cortina
es todo basura descomunal;
a mi en la columna del amor, viejo,
¡me va fatal!
es la pendiente en la que cuelgo
más abajo que los demás
y no es cuestión de voluntad
el avanzar acá un par de casilleros más
dicen que si no te pincha, no te pincha
y que por más que patalees
y te esfuerces por tirar bien los dados
la suerte dice, que es en vano
que no es tu don de ser humano;
a veces pruebo suerte
en la columna de la revolución
donde hago alzar mi voz
¡la que el estado me ha callado!
son los únicos momentos en los que creo
que no todo es una puta mierda reluciente,
la gente que juega conmigo
trae dados de colores para prender fuego
la oscuridad de la mentira ¿y te digo una cosa?
hasta parece esperanzada por un futuro
sin tanto pelotudo, queriendo gobernar el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario