miércoles, 16 de septiembre de 2015

heridas emparchadas

El amor te puede hacer sentir a salvo,
mientras te estás hundiendo
y por eso seguís cayendo,
porque se siente bien,
hasta que tocás fondo
y tenés que volver a subir para volver a respirar.

El amor te puede hacer sentir que es la razón de la felicidad,
y te aferrás a eso,
como un árbol se aferra a sus raíces,
como un pájaro a sus patas, posado en una rama,
o a sus alas, cuando monta vuelo.

El amor te hace sentir capaz de volar,
por un rato sentís que flotás,
pero hasta una leve brisa, te echa para atrás,
y un viento fuerte, te tira abajo,
abajo, por completo.

Pero lo peor no es el amor,
que forja ilusiones momentáneas,
sino eso que finge ser amor
y pretende hacerte sentir esa revolución
cuando todo es falso,
menos la caída,
esa es de las más fuertes,
porque te rompés
y no sabés por qué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario