lunes, 29 de junio de 2015

Te deshiciste de vos, y ahora lo culpás a Dios. ¡Ay!

No hay comentarios:

Publicar un comentario