miércoles, 6 de mayo de 2015

Deshabítame

Te confieso, amor
que desearía amarte sin misterios,
que desearía tenerte siempre que quisiera en mis brazos,
desearía que las cosas no fueran como son,
que mis noches no se sintieran tan desoladas,
que las palabras no hicieran un pacto con el desvelo
y que la luz artificial de la habitación en la que me escondo, no fuera mi única compañía.

Quisiera poder decirte lo que siento cada segundo,
sin tener que recordar que ya no soy tuya, que no eres mío,
quisiera que me dejes amarte libremente, sin obstáculos,
que no pensaras que esta distancia es lo mejor.

Pero solo me queda amarte en silencio,
amarte callada y por dentro,
amarte sumisa, sin que sospeches siquiera.
Admirarte tan solo en fotografías, y no frente a frente,
besarte en los recuerdos,
escucharte en mi demencia,
tocarte en mis sueños, y no en tu cama, que también hiciste mía.

Mas si ahora me dieran a elegir,
elijo olvidarte,
no recordarte ya más, no pensarte,
liberar mi mente del calvario que son estas memorias del ayer, y los deseos de un futuro,
borrar la calidez de tus labios junto con los míos,
soltar mi mano de la tuya,
despegar tu cuerpo de mi cuerpo,
ya no quiero tu calor, me lastima, al igual que tus palabras,
quiero devolverte tu ser, que quedó amarrado dentro de mi ser,
y el mío también quedó en ti, pero yo lo desataré.

Ya no quisiera amarte, amor, me dueles como una bala en el pecho,
como si supiera el dolor de una bala en el pecho...

No hay comentarios:

Publicar un comentario