domingo, 26 de abril de 2015

Anónimo: No soy digno de aprender con usted. Usted tiene ganas de que entienda, pero la realidad es que yo no quiero entender.
Anónimo: Mis padres quieren crearme de manera culta. Pero usamos diferentes diccionarios. Ellos el impreso, y yo el de mis convicciones. 
Anónimo: "Crear" es una palabra que abarca demasiadas cosas, diría yo. Y cuando ese término se refiere a nosotros mismos, se refiere a nosotros mismos. ¿Ve? No hay nada que explicar, ni nada que entender. 
Anónimo: Uno se crea, no nos crean. Nuestro alrededor influye, no cabe duda, pero nosotros tenemos la última palabra (y todas, de hecho). Sería absurdo que no fuera de esa manera.
Anónimo: Podríamos decir que nos crean en el momento que no somos nada, solo un futuro imprevisto, hasta que nacemos. Nos crean para luego crearnos realmente. 
Anónimo: Lo siento, profesor, me dejé llevar. Es signo de que me dio la confianza suficiente como para expresar algo que jamás había dicho. Y la confianza necesaria para decirle que no vendré más a sus clases, ni a ninguna otra. Son buenas para alumnos que creen que son buenas, y con eso suman un poco de cultura y "sabiduría" para sobresalir, quizás.
Anónimo: Dígale a mis padres que de verdad lo siento, aprecio su esfuerzo, no malentiendan,
pero no necesito necesitar más información de la que en realidad deseo. No quiero despedirme de ellos, ni de nadie. Pero esta tarde partiré para donde siento debo estar, llegaré en unos no sé cuántos días, semanas, o meses, profesor.
Anónimo: Me siento con el equipamiento suficiente, una valija bien repleta, y en mi mente está todo bien ordenado. Eso sí que costó, no sabía qué dejar y qué llevarme. Pero ya está, ya está. Lo tengo todo. O al menos eso creo.
Profesor: De verdad me has dejado atónito, tengo suerte de no ser tu padre, tendría el corazón en la boca. De todas formas, lo tengo en la garganta ahora mismo. Solo puedo decir, suerte. 
 (De verdad no podía asimilar lo que había sucedido, siempre tuvo alumnos que solo iban a estudiar, alumnos "manejables". Las palabras no le eran fáciles. Además, no era profesor de literatura.)
Anónimo: Vamos, eso no existe. Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario